TIERRA

DE PASO

La Mancha es mi segundo hogar, desde la que emigró mi madre a Madrid, a la que me fui yo a estudiar. 

Tierra de tradiciones, de fiestas y rituales, tierra de caballeros, tierra de paso. Bella a su manera. Quieta y sencilla entre vides y olivos, el tiempo se para en sus eras a recoger las mañanas que están por venir.

Coche, manta y carretera hacia el pueblo, con mi cámara a cuestas. Refugio del ruido y el estrés de la ciudad.

Vuelvo a la tierra.